miércoles, 22 de febrero de 2012

Mañana, talvez tenga que sentrme frente a mis hijos y decirles que fuimos derrotados. Pero no podría mirarlos a los ojos y decirles que hoy ellos viven así porque yo, no me animé a luchar .

No hay comentarios:

Publicar un comentario